Blog Tabakalera

Angela Schanelec: cine para espectadores/as radicales

16-10-2019 12:43

Angela Schanelec: cine para espectadores/as radicales

Empecemos por un final:

El Oso de Plata a la mejor dirección en la última edición de la Berlinale fue para la directora alemana Angela Schanelec. Para entender la dimensión de este reconocimiento, podemos recordar los tres nombres que le precedieron en el premio: Wes Anderson (Isle of Dogs, 2018), Aki Kaurismäki (Toivon tuolla puolen, 2017) y Mia Hansen-Løve (L'avenir, 2016). El Oso de Plata venía a confirmar lo que muchos festivales internacionales (Cannes, Venecia, Berlín, Locarno…) habían apuntado en los últimos años: que Angela Schanelec es una de esas figuras que hay que seguir muy de cerca para saber quién está haciendo las propuestas de futuro del cine de autor europeo. Con casi 25 años de trayectoria, el premio de Berlín remarcaba el talento de esta directora y servía también para resituar su obra, que ahora repasamos de forma integral en este foco. 

 

Ahora, el principio: 

Nacida en el sur de Alemania en 1962, Schanelec se formó primero como intérprete en Frankfurt am Main, participando en el Thalia Theatre de Hamburgo y el Schaubühne de Berlín. Esta etapa en los escenarios del teatro es importante para entender su posterior trabajo como directora; y, sobre todo, su particular concepto del espacio y del naturalismo aplicado a las actuaciones. Después llegó su etapa berlinesa, ya como estudiante de dirección de cine en la Academia Alemana de Cine y Televisión de Berlín. 

Es ahora cuando tenemos que recordar al gran Fassbinder, al que también tendremos en nuestra pantalla durante estos meses. Su muerte en 1982 marca el fin de lo que entonces se conoció como “Nuevo Cine Alemán”. Es también cuando los nombres de Alexander Kluge, Win Wenders y Werner Herzog comenzaron a expandirse en múltiples direcciones, marcando el sello de otro cine alemán posible y presente en los festivales internacionales. 

Siempre que se hacen estos repasos de herencias y filiaciones, hay que preguntarse por la siguiente generación. ¿Quiénes eran los nuevos cineastas que empezaron a destacar con el nuevo siglo? La prensa especializada llamó a aquel movimiento La Escuela de Berlín, pero ni era una escuela, ni Berlín era el epicentro de todo aquello, aunque sí la ciudad donde se formaron muchos de sus directores. Es aquí donde encontramos el nombre de Angela Schanelec al lado de figuras como Christian Petzold, Maren Ade, Valeska Grisebach, Thomas Arslan, Ulrich Köhler, Christoph Hochhäusler, Henner Winckler o Benjamin Heisenberg.

 

Ahora, lo cinematográfico:

La palabra "radical" viene del latín radicalis y significa "relativo a la raíz". Angela Schanelec es una directora radical. Una directora que busca y explora en el origen del lenguaje cinematográfico las herramientas para un nuevo cine. Se trata de subvertir ciertos códigos establecidos. Se trata de plantear la posibilidad real de hacer un cine de ficción único basado en sus elementos más básicos: observación abierta, estructuras no hegemónicas, la importancia de la secuencia-espacio, narrativas alejadas de lo causal y cronológico, y una búsqueda de momentos visualmente arrebatadores en mitad de lo cotidiano: un baño en un río, una conversación en un parque, un paseo nocturno, una mano posándose sobre otra mano en el escenario de un claro del bosque o un encuentro inesperado de dos viejos amigos muchos años después en las calles de una ciudad de Europa. 

 

Ahora, el titular: Angela Schanelec, cine para espectadoras radicales. 

Deja un comentario