Blog Tabakalera
10-07-2018 12:43

Archiveras del humo

La exposición Archiveras del humo se inauguró el pasado viernes en la Bodega de Tabakalera (planta 0). ¿Quieres conocer la memoria viva de Tabakalera? Te damos más detalles sobre la exposición en este artículo publicado en el programa de Tabakalera:

Ellas fueron algunas de las últimas cigarreras. Pili, Maite, Lupe, Susi y Clara trabajaron durante más de 30 años en la antigua fábrica de tabacos de Donostia, hasta presenciar su dramático cierre en 2003. Ahora se han convertido en Archiveras del humo, en una iniciativa que pretende recoger la historia, su historia, partiendo del legado inmaterial que guardaba la vieja fábrica. Son el pasado, pero también parte del presente de Tabakalera.

De 6:00 a 14:00 y de 14:00 a 22:00. En ese horario trabajaban las casi 1.000 personas asalariadas de la antigua Tabakalera (la mayoría de ellas mujeres), en una fábrica donde se llegaron a producir 250 millones de cajetillas al año. “Las máquinas no se podían parar: una cargaba cigarrillos, otra ponía los papeles, la otra encajonaba cuando salían los cartones”, recuerdan. Pero entre Celtas Cortos y Ducados, la fábrica era testigo, más allá del arduo trabajo de las cigarreras, de sus vidas, hazañas, frustraciones, amoríos y también de reivindicaciones a distinta escala. “Fuimos las primeras en Gipuzkoa en conseguir las 40 horas semanales”, presumen.

La Universidad del Humo es el nombre coloquial que adoptó en aquella época Tabakalera. “Convivías con gente de todas las provincias del Estado, cada persona con su carácter, su manera de pensar, y esa convivencia nos hacía aprender mucho en el día a día”, explican. Empezaron a trabajar a los 18 años, y en esa primera inmersión laboral eran enviadas directamente a lo que se conocía como la “bodega” de la fábrica, donde, explican, “llegaban las hojas de tabaco procedentes de Brasil o República Dominicana, y ahí se realizaba la mezcla con unas máquinas enormes. Era un lugar desagradable, y muchas de las chicas decidían marcharse tras pasar su primer día de trabajo allí”.

Precisamente en la Bodega -el nombre del lugar se mantiene en el edificio restaurado- es donde las cigarreras se reúnen dos veces al mes con varias de las actuales trabajadoras de Tabakalera para crear un archivo comunitario en el que lo intangible toma protagonismo. Archiveras del humo es el nombre del proyecto en el que están sumergidas en la actualidad. “Estamos creando un archivo que, además de mostrar objetos de nuestro paso por la fábrica de tabaco, pone en relieve su significado, los sentimientos, recuerdos, valores que emanan de ellos”, aclaran. El concepto del humo es importante para ellas porque, además de la clara vinculación con su actividad laboral, hace referencia a aquello que no es palpable, aquello que los archivos oficiales normalmente no recogen y son de vital importancia para entender una época, para conocer el recorrido hacia el presente.  

Encontraremos también curiosidades. Desde recetas escritas en cartones de Ducados que se intercambiaban entre las trabajadoras hasta nóminas de la época. “Escribíamos mensajes en el interior de los cartones de tabaco, y alguno de ellos tuvo como respuesta una proposición de cita por parte de un estanquero”, nos cuenta Clara mientras señala la postal navideña que recibió en casa.

La exposición de la Bodega se abrió al público el pasado viernes, pero las cigarreras seguirán trabajando en el archivo y por ello quieren animar a más extrabajadores, gente del barrio o cualquier otra persona que tenga interés en participar en el proyecto a acercarse a alguna de las reuniones que mantienen con el equipo de mediación de Tabakalera.

 

Horario de de la exposición

Jueves, viernes 16:00 - 20:00

Sábado 12:00 - 14:00 / 16:00 - 20:00

Domingo 12:00 - 14:00

 

 

 

Deja un comentario