07-09-2017 08:31

Bibliotecas, tercer espacio: un paso más

Lo vivido en el X Encuentro de bibliotecas organizado en Medellín es la razón de escribir este post. Si lo más habitual y esperable sería presentar lo vivido en este encuentro profesional, o publicar las conclusiones, he decidido tomar otra vía, ya que de ello se encargaran los responsables de las bibliotecas de Medellín, o el comité científico de este encuentro.

Tras los días intensos vividos, y teniendo el cerebro hirviendo en este momento, quisiera aprovechar para poner sobre la mesa lo aprendido, sentido, recibido, soñado… estos días en Medellín.

Medellín es tremendo. La dinámica que tienen es imparable. La juventud impresionante. Y el conocimiento y compromiso de los bibliotecarios modélico.

medellin1.jpg

Participantes y organizadores

 

Los que hemos estado mirando durante años al norte de Europa, hace un tiempo que nos hemos dado cuenta de la riqueza de los pueblo latinoamericanos. Y es así. Al modelo que estamos llevando adelante en esta Europa desarrollada y neoliberal le resulta imprescindible mirar hacia el sur y aprender de ellos, si quiere seguir adelante.

Hace años que mediante las bibliotecas comprometidas políticamente se forma a la ciudadanía, a la vez que ha tomado el camino de proporcionar las infraestructuras básicas así como las políticas necesarias para ello. Más allá de ser paracaidistas, se ponen las grandes infraestructuras bibliotecarias para los barrios; cómo no, casi siempre forzado por los movimientos sociales de los barrios. Como ejemplo puede servir el caso de la biblioteca Gabriel García Márquez, la cual, a pesar de que el ayuntamiento la quería inaugurar cuando todavía no estaba construido el teatro, fue el barrio quien obligó a postergar su apertura  “hasta cumplir con la palabra dada”, es decir, hasta conseguir el teatro que habían prometido en la biblioteca. Y así fue: se retrasó la inauguración dos años.

medellin2.png

Mochila llena

 

Pero, ¿qué he traído en mi mochila?

  • Objetivo: equidad. He llegado a ver claro que en pocas décadas será el país con uno de los mayores grados de formación, así como que se convertirá en una sociedad con el convencimiento de trabajar para ello. Para ello, es fundamental tener claro que la biblioteca es una herramienta para conseguir la equidad entre las personas. Equidad y no igualdad.
  • Un paso más en el concepto de Tercer espacio. La necesidad de completar la definición que hemos dado en los últimos años en Europa y EEUU (y coloco aquí a Ubik) de Tercer Espacio. Según la definición, más allá de la casa y el trabajo o escuela, las bibliotecas deben ser ese Tercer Lugar de las personas. Debemos ir más allá con esta definición, y añadir otro objetivo. Este Tercer Lugar debe ser un espacio que impulse la transformación social, además de constituir un lugar de encuentro.
  • Agente activo en el proceso de paz. La biblioteca no puede dar la espalda a lo que acontece en la sociedad, la biblioteca debe ser un agente activo en el día a día de la sociedad. Y más, si cabe, en el proceso de paz. Diseñar y llevar a cabo acciones en los pueblos, en las escuelas, en los barrios… Bien para recoger la memoria, bien para trabajar la convivencia.

medellin3.jpg

Barrio Santo Domingo. Conocido por el Cartel de Pablo Escobar

 

  • Agenda 2030 de la ONU. Objetivo de la biblioteca 0 hambre. ¿Qué debe hacer la biblioteca para conseguir un pueblo sin hambre? ¿Cuál es su función para que la ciudadanía tenga vivienda, electricidad y las condiciones dignas de vida?  A un usuario hambriento le tenemos que dar primero un libro o primero le tenemos que saciar el hambre. Y, seamos honestos, en nuestro pueblo inserto en la Europa desarrollada, tenemos vecinos que no tienen donde dormir y no tienen qué comer. La biblioteca tiene trabajo.
  • La biblioteca ha de trabajar la tradición/cultura oral. Nuestras culturas no solo son escritas o audiovisuales. Es más, desde su orígen y durante siglos han sido y son orales. Más allá de guardar la memoria, ¿cómo guiar las bibliotecas para que sean protectoras e impulsoras de la tradición oral? El ecosistema oral vasco necesita también las bibliotecas como herramienta de mantener viva la oralidad en nuestros pueblos y en nuestros barrios.

Todo esto pide reflexión, y sobre todo acción, desde las bibliotecas, y desde aquellos que tienen la responsabilidad política de ellas. Otra vez necesitamos, desde las bibliotecas, compromiso con nuestro pueblo y cultura, creo que estamos en el momento de hacerle frente. No es solo la necesidad de coordinación de un presupuesto y de una política, es también, por parte de todos los que somos profesionales, de empezar a construir con responsabilidad, alegría e ilusión unas bibliotecas como estas.  En este encuentro no hablamos del libro digital o de las autoridades, no se hizo ningún planteamiento de profesionales versus ciudadanía. Ha sido increíble ver la protección y ayuda entre los profesionales. ¿Y nosotras, qué vamos a decidir hacer?

 

medellin4.jpg

Trabajando temas sociales en la biblioteca

 

Arantza Mariskal

Responsable de la biblioteca de creación Ubik

Deja un comentario