Blog Tabakalera
10-05-2018 09:53

Doble ciclo, descubrimiento doble

Celebramos con este doble ciclo un descubrimiento doble. A un lado una de las frontwoman (sí, hablamos como si de un grupo de rock se tratara) del cine francés, Valérie Massadian. Al otro, uno de los nombres clave del movimiento de nuevo cine alemán conocido como Escuela de Berlín: Valeska Grisebach.

 

Valérie Massadian proviene del mundo de la fotografía, de ahí la importancia de la observación y del retrato en sus películas. En esa primera etapa de su carrera, Massadian trabajó sobre todo en formato de proyección de diapositivas, exhibiendo su obra en lugares como Tokio, Oporto y Londres y trabajando junto a figuras fundamentales en la fotografía como Nan Goldin. Después llegaron sus largometrajes y un debut excepcional: Nana (2011), mejor Ópera Prima en el Festival de Locarno. En este repaso a su obra podremos conocer sus dos largometrajes, sus trabajos cortos y una carta blanca.

Valeska Grisebach estudió filosofía y alemán en Berlín, Munich y Viena. En 1993 comenzó a estudiar dirección en la Academia de Cine de Viena con Peter Patzak, Wolfgang Glück y Michael Haneke. Su película de graduación, Mein Stern, ganó el Premio de la Crítica en el Festival Internacional de Cine de Toronto y el Gran Premio del Festival de Cine de Turín. A partir de ahí, su carrera le ha situado como una de las voces cinematográficas clave de Europa. El foco repasará sus tres largometrajes.

En ambos casos contaremos con la presencia de las directoras, una oportunidad excepcional para conocer de cerca sus procesos de trabajo.

 

 "Milla", Valérie Massadian

“Puede que algún día haga una película en una ciudad, pero lo dudo, porque son demasiado feas. Los coches son feos. Todo es feo. La naturaleza es muy importante para mí porque sitúa a la gente donde pertenece. En mi película no hay objetos modernos porque son feos, pero también porque en lugar de ser herramientas útiles, se convierten en obstáculos. Y creo que a veces es muy sano desconectar totalmente.

La naturaleza es un personaje importantísimo en mi película. No es una naturaleza amable y cómoda de postal. Atrapa a la gente. Mis películas siempre empiezan con un lugar. Filmé Nana donde vive mi madre porque es un lugar que conozco perfectamente. Conozco cada uno de los árboles, cada una de las vacas. Quería la misma naturaleza salvaje en Milla pero con el océano, el mar. Viajé con mi madre a la costa del norte y encontré este lugar.” Valérie Massadian

 

 

 

Western, Valeska Grisenbach

“Me llevó un tiempo darme cuenta de que, probablemente, era la localización perfecta, que tenía que ser la Europa del Este de los trabajadores alemanes que están en otro país. Viajé a Rumanía y Bulgaria-una vez ahí, decidí que tenía que ser Bulgaria. Estaba realmente viajando, como decimos en alemán, hacia lo desconocido, así que no sabía dónde acabaría. Sólo sabía que estaba interesada en las fronteras por la mezcla de gente y el movimiento. Primero viajé a la frontera Serbia, más tarde, a la frontera griega, y me enamoré totalmente del lugar. Creo que estas decisiones siempre están mezcladas con la experiencia personal -conoces a alguien, empiezas a hablar, puedes incluso probar una escena. Siempre viajo con una pequeña cámara. Es un lugar muy especial y, por ahora, no tan conocido. A causa de la crisis en Grecia, muchos campesinos griegos están intentando poner su granja en Bulgaria. En esta zona ya que, comparándolo con la frontera de Serbia, es mucho más rica, muy viva, con mucho potencial. Pensé que era un buen homólogo para los alemanes.” Valeska Grisebach

Deja un comentario