20-07-2017 10:29

Hacia una biblioteca inclusiva

20170303_irudia_ny_public_library_800.jpg

 

Cuando decimos que una biblioteca pública es para todas/os, parece que estamos diciendo una obviedad, pero ¿somos realmente conscientes de qué significa que sea para todos? Toda la ciudadanía tiene derecho a disfrutar de los espacios, servicios, actividades y, en definitiva, de las oportunidades que ofrece una biblioteca. Es más, en el manifiesto a favor de las Bibliotecas Públicas publicada por la UNESCO, se dice claramente:

La biblioteca pública presta sus servicios sobre la base de igualdad de acceso de todas las personas, independientemente de su edad, raza, sexo, religión, nacionalidad, idioma o condición social. Debe contar además con servicios específicos para quienes por una u otra razón no puedan valerse de los servicios y materiales ordinarios, por ejemplo, minorías lingüísticas, deficientes físicos y mentales, enfermos o reclusos.

Pero, ¿estamos cumpliéndolo? De verdad, ¿todo ciudadano tiene opciones de acudir a una biblioteca pública? ¿Aseguramos entornos inclusivos las bibliotecas públicas? Lamentablemente, no lo creo. En mi opinión, nos queda mucho recorrido por hacer a las bibliotecas (y a otras infraestructuras culturales) en esta materia.

En una fase previa a la apertura de Ubik, nos percatamos de esta situación. ¿Cuál era la realidad en las experiencias de alrededor? ¿Se ofrecen servicios accesibles? ¿Había establecidas dinámicas que incluyeran a distintos colectivos ciudadanos? 
Tras este análisis, y en el momento de abrir las puertas de Ubik, arrancábamos en peores condiciones de lo que nos hubiera gustado, lo que en gran medida se debió a nuestro desconocimiento en esta materia. Arrancamos con pocos conocimientos en temas de inclusión, sí, pero siendo conscientes de la importancia de abordar esta cuestión, y, sobre todo, con muchas ganas de cambiar la situación. 

Tal y como hemos hecho en otros momentos del proyecto, partiendo de esa realidad, comenzamos a analizar si había o no experiencias interesantes (alrededor y fuera de nuestro entorno), si se estaban realizando proyectos concretos o incluso si se trataba la inclusión de manera transversal.

Por suerte, encontramos (y seguimos encontrando) muchos ejemplos y muy interesantes. Entre ellos está la organización Fundación Biblioteca Social, que surgió hace 3 años. Merece la pena sumergirse en su página web y ver, por ejemplo, cómo van creciendo las iniciativas recogidas en el mapa de los Premios de Compromiso Social, que premian experiencias en distintas disciplinas o categorías. Echad un vistazo y veréis cuantas cosas se están haciendo en varias bibliotecas del Estado.

 

Y, Ubik, ¿Qué está haciendo para que en algún momento sea una biblioteca inclusiva?​ 
 

Antes de abrir la biblioteca en marzo de 2016, contactamos con varias instituciones de San Sebastián (Gizalde, Cáritas, Fundación Zorroaga entre otros). El objetivo de estas reuniones era explicar el proyecto de la biblioteca y abrir vías de colaboración entre la biblioteca y el tercer sector.

 
 
1) EUTSI (CÁRITAS): www.nubedeideas.eu
 

El primer resultado de esta toma de contacto fue la colaboración con el proyecto Eutsi de Cáritas a partir de otoño de 2016. Siendo un proyecto en el que se trabaja con las personas sin hogar, el primer objetivo que nos marcamos fue el de que estas se acercaran a la biblioteca y que paulatinamente se convirtieran un usuario más. 

Esta relación sigue en activo en 2017 y gracias al equipo de Eutsi este año hemos podido trabajar con un grupo más amplio dentro del colectivo de personas sin hogar. Además, hemos ido un paso más allá. Les preguntamos qué querrían hacer en la biblioteca o en qué creían que Ubik les podía ayudar, y su respuesta fue maravillosa: «Queremos crear un blog para que también se pueda oír nuestra voz».  Así surgió nubedeideas.eu:

 

nubedeideas_800.jpg

 

Tras compartir la pregunta con los distintos proyectos que trabajan con personas sin hogar, enseguida se apuntaron 14 personas en este proyecto que tiene como objetivo la alfabetización y el empoderamiento digital. A lo largo de 6 semanas, 7 personas han asistido de manera puntual y activa a las sesiones formativas.  Entre todas hemos pensado cómo queríamos que fuera el blog, hemos diseñado y creado la estructura, decidido qué ámbitos temáticos se iban a tratar, el aspecto que queríamos que tuviera, etcétera. Las sesiones las ha dirigido Gorka Julio y se ha creado un gran ambiente con los participantes. La experiencia ha sido tan positiva y la demanda de las y los participantes ha sido tal, que hemos establecido un día al mes de aquí a fin de año, a modo de “quedada”, con el objetivo de que el grupo tenga un momento para aclarar dudas sobre el blog, escribir o subir imágenes o vídeos o simplemente para seguir dando pasos en esa alfabetización digital y tecnológica. 

El ver lo útil que ha resultado la formación, la seriedad con la que han participado en las sesiones, lo activos que son en el blog y lo mucho que estos usuarios están utilizando otros espacios y servicios de la biblioteca nos recuerda que este tipo de actuaciones y proyectos son necesarios. Porque recordemos, el uso de la biblioteca es un derecho para todos.

 

 

2) FUNDACIÓN ZORROAGA: Reflexionar sobre los “no-lugares”.

 

Tal y como se ha indicado anteriormente, en la fase previa a la apertura de Ubik, ya establecimos con esta fundación las posibles líneas de colaboración. De esta manera, entre febrero y marzo de 2017, gracias a la colaboración de nuestras compañeras de Mediación de Tabakalera, realizamos cuatro sesiones con un grupo de mujeres y hombres de la residencia Amara de la Fundación Zorroaga, cuya edad oscilaba entre los 85 y los 105 años. Con ellos hicimos una reflexión acerca de los “no-lugares” y la materializamos en dos acciones: una intervención en varios espacios del centro para convertir en espacios agradables algunos de los “no-lugares” de Zorroaga, y una segunda acción que giró en torno a la creación de un vídeo experimental. Para lo segundo, las y los residentes cogieron entre sus manos varias cámaras de foto y vídeo prestadas por Tabakalera para que fueran ellas quienes retrataran el centro desde su perspectiva, visión y enfoque. Esta actividad nos demostró que no hay edad para comenzar en el mundo audiovisual ni realizar un vídeo experimental.

Para redondear el proyecto, organizamos una salida para las y los residentes y se desplazaron desde Zorroaga a Tabakalera. En esta visita, vieron el edificio de Tabakalera y visitaron la biblioteca. Por último, en la sala de Pantalla Experimental de Ubik pudimos ver el audiovisual que habían creado las y los residentes.

Disfrutar de las sonrisas, las miradas y las caras iluminadas y alegres de las residentes viendo el trabajo que realizaron fortaleció nuestra ilusión de seguir realizando este tipo de proyectos.

 

 
zorroaga_img_3735_800.jpg
Residentes de la Fundación Zorroaga en su visita a Tabakalera el 7/7/2017​.
 
 
3) AITA-MENNI: Participando en varios talleres en Ubik.

 

La tercera línea de actuación ha sido la que hemos realizado con el centro Aita-Menni. Concretamente, hemos trabajado con la Unidad de Daño Cerebral del centro Aita-Menni, que representa un colectivo de personas con discapacidad que no tienen costumbre u oportunidad de venir a Ubik por problemas mentales. 

En un principio la idea era que las y los participantes de Aita-Menni se desplazaran desde su centro de día que tienen Zuatzu a Tabakalera en transporte público. De esta manera queríamos fomentar su autonomía. Sin embargo, como a día de hoy en los autobuses de la ciudad solo pueden viajar dos personas con movilidad reducida (silla de ruedas o carritos de bebés), el traslado al centro cultural resultaba muy complicado. Ante esta situación, se decidió optar por el traslado en servicio privado, lo que permitió realizar el proyecto diseñado.

A lo largo de dos sesiones, 15 personas con daño cerebral realizaron dos talleres en Ubik. En cada sesión, dividimos el grupo y, mientras unos realizaban un vídeo de animación mediante plastilina (Stopmotion), el resto trabajó en el diseño, dibujo y maquetación de las numerosas recetas de cocina que habían puesto en práctica durante el curso. Así, tras las dos sesiones de talleres, las y los participantes obtuvieron un libro de recetas maquetado y diseñado por ellos mismos. La verdad es que el resultado fue espectacular: además del libro de recetas, los dos vídeos de animación realizados nos dejaron a todos boquiabiertos.

 
aita-menni_img_5945_800.jpg

 

Desde que abrimos Ubik, hemos conseguido llevar a cabo estos tres proyectos, pero esto no es más que el comienzo. Además de ponernos en contacto con diversos colectivos y materializar algunos proyectos, debemos seguir trabajando la inclusión de manera transversal en todo el proyecto de Ubik, en cada servicio y programa organizado desde la biblioteca. Porque todas las personas tenemos el DERECHO de participar en los espacios, servicios, actividades y en la vida general de la biblioteca pública.

Jone Aztiria
Ubik

Deja un comentario