Cartas Blancas: Festival Internacional de Gijón

Presentada por Alejandro Díaz Castaño (director del festival)

Escoréu (Pravia), Ramón Lluís Bande

Alejandro Díaz Castaño, nuevo director del festival presentará la sesión compuesta por dos películas de Ramón Lluís Bande. Contaremos también con la presencia del propio Ramón Lluís Bande y Vera Robert (productora).

 

Aún me quedan balas para dibujar, Ramón Lluís Bande, España, 2017, 16’

"Contando los días y los meses a la espera de fusilamiento: la guerra, perdida. Por las paredes del presidio abandonado, uno de esos lugares ausentes con los que convivimos, quedan los rastros de la ansiedad, de la dignidad y de la imaginación. Ochenta años después, Ramón Lluís Bande desencadena el escalofriante recuerdo de una cárcel repleta de condenados a muerte: una progresión de planos fijos, transparencias e ilustraciones sonoras que de los muros de las celdas arranca la emoción de la injusticia impune". Ricardo Apilánez. Festival Internacional de Cine de Gijón

Escoréu (Pravia), 24 d’avientu de 1937. Crónica d’una exhumación, Ramón Lluís Bande, España, 2017, 61’

"Remover la tierra para sacudir el pasado. Escarbar en las cunetas de los caminos como en las de la historia. Reajustar el paisaje. Exhumación de cadáveres y motivos. Mandantes y homicida van volviendo a la luz a la vez que los cuerpos de sus víctimas. Y la emoción estalla discretamente ante la cámara. Ramón Lluís Bande aplica su bien engrasada estructura estética para documentar esta irrupción del pasado en el presente. El lugar no es monumental aún (como en Equí y n’otru tiempu), antes debe ser desentrañado y acotado: es valioso como cómplice y como testigo. A cierta distancia se registra el proceso con el respeto de quien manipula algo extremadamente valioso y, a la vez, peligrosamente inflamable". Ricardo Apilánez. Festival Internacional de Cine de Gijón.

 

 

 

  • Contando los días y los meses a la espera de fusilamiento: la guerra, perdida. Por las paredes del presidio abandonado, uno de esos lugares ausentes con los que convivimos, quedan los rastros de la ansiedad, de la dignidad y de la imaginación.

     

    Aún me quedan balas para dibujar

    Ramón Lluís Bande, España, 2017 , 16’, DCP
  • Remover la tierra para sacudir el pasado. Escarbar en las cunetas de los caminos como en las de la historia. Reajustar el paisaje. Exhumación de cadáveres y motivos. Mandantes y homicida van volviendo a la luz a la vez que los cuerpos de sus víctimas. Y la emoción estalla discretamente ante la cámara.

    Escoréu (Pravia), 24 d’avientu de 1937. Crónica d’una exhumación

    Ramón Lluís Bande, Espainia, 2017, 61’