Focos (FC) - Charlotte et Véronique + Charlotte et son Jules + Une historie d'eau - | Tabakalera - Donostia / San Sebastián

Charlotte et Véronique + Charlotte et son Jules + Une historie d'eau

Cortometrajes de Jean-Luc Godard

Une histoire d'eau, Jean-Luc Godard & François Truffaut

Une histoire d'eau, Jean-Luc Godard & François Truffaut

 

Charlotte et Véronique, ou Tous les garçons s'appellent Patrick, Jean-Luc Godard, Francia, 1959, 21'

Este breve pero alegre, amable y encantador cortometraje de 1957 fue la primera ficción en 35 mm de Godard. Rodado en los Jardines de Luxemburgo y sus alrededores, narra la historia de dos compañeras de piso, Charlotte (Anne Colette) y Véronique (Nicole Berger), que quedan sin saberlo, con el mismo chico, Patrick (Jean-Claude Brialy). Producido por Pierre Braunberger y dirigido por Godard a partir de un guion de Eric Rhomer, destaca sobre todo por el séquito de referencias culturales que acabarían convirtiéndose en una marca de Godard: los ejemplares de Cahiers du cinéma y de la Estética de Hegel, los carteles de James Dean y Piccaso en el piso de las chicas, el ejemplar de la revista Arts que se ve en una escena del café (en el que puede leerse el titular de un artículo de Truffaut: «El cine francés se está muriendo bajo falsas leyendas»), el comentario ingenioso de «Mizoguchi-Kurosawa» que Patrick utiliza con Charlotte. También incluye referencias a la vida real: Véronique era el nombre de la hermana de Godard, Collet era el nombre de la novia de Godard en esa época, Berger era la hija del productor.

 

Charlotte et son JulesJean-Luc Godard, Francia, 1960, 13'

Rodada en la austera habitación de Godard en un hotel de la Rue de Rennes con material cinematográfico donado por Claude Chabrol, esta bagatela cómica se concibió como un homenaje a Le Bel indifférent (1957) de Jean Cocteau, la obra de teatro en un solo acto que Cocteau escribió para Édith Piaf durante la guerra. Aunque no fue así, Orphée bien podría haberse titulado La Belle et la Bête. Jules, interpretado por Jean-Paul Belmondo, es un misógino egocéntrico que regaña y reprende a Charlotte (Anne Collette) antes de acongojarse por su pérdida e intentar reconquistarla (él cree que la chica ha vuelto para estar con él, pero ella solo ha vuelto para buscar su cepillo de dientes). Jules es un escritor que desprecia el cine casi tanto como desprecia a su novia: «Si realmente quieres dedicarte al cine, tendrás que acostarte con otros doce mil tíos.» . . ¿Qué es el cine? Un pretencioso haciendo muecas en una habitación pequeña. El cine es un arte ilusorio. La novela, la pintura, vale pero no el cine. Todo el mundo te dirá que estás loca, pero no les harás caso. ¿El resultado? Eres la única chica en París que cualquiera puede conseguir gratis.» Una de las pocas observaciones notables de Jules es: «Tras de la cara de una mujer, es posible ver su alma.» De la misma forma que Truffaut fue detenido mientras trabajaba en Les quatre cents coups, a Belmondo lo reclutaron para el servicio militar en mitad del rodaje de Charlotte et son Jules, así que Godard tuvo que locutar los diálogos él mismo. Como en los dos cortos anteriores, Pierre Braunberger (a quien Godard llamaría más tarde «sucio judío») es el productor del corto y Michel Latouche, el director de fotografía. El personaje de Belmondo se llama «Jean» en esta especie de ensayo de la escena de dormitorio de À bout de souffle en la que participa con Jean Seberg.

 

Une histoire d'eau, Jean-Luc Godard y François Truffaut, 1961, Francia, 18’

De la misma forma que Godard actúa de forma irreverente con el guion de Eric Rohmer en Charlotte et Véronique, en este caso se divierte con las imágenes de Jean-Claude Brialy y Caroline Dim (una exnovia de Godard) filmadas por François Truffaut tras un diluvio que inundó el campo alrededor de París. Al igual que en la obra anterior, Godard crea un breve corto en el que se suceden los acontecimientos. La rudimentaria trama de este cortometraje de 1958 se basa en una «chica» (Dim) y un «hombre» (Brialy), que se ofrece a llevarla cuando ella intenta llegar a su trabajo en París. Ambos se enamoraran en ese trayecto. Obviamente, el corto incluye un gran número de referencias: el título es un juego de palabras sobre la novela erótica de Anne Desclos, Histoire d'O y se citan a Aragon, Beaudelaire, Chandler, Franju, Goethe, Poe y Petrach. Aunque que Rhomer estaba descontento con las extensas revisiones que Godard hizo en su guion, Truffaut estaba encantado con la forma en que Godard utilizaba su materia prima mientras él se dedicaba a otras cosas en Les quatre cents coups. La voz en off es de Dim y Godard, si bien, en esta ocasión, el guion elegante y atrevido es obra de Godard.

 
 

¡Suscríbete!
y recibirás todas las noticias y novedades de Tabakalera en tu email.