Destiempo (música y revoluciones). 1º Acto - Conciertos de Ereski Abesbatza y Vomir - | Tabakalera - Donostia / San Sebastián

Conciertos de Ereski Abesbatza y Vomir

Conciertos de Ereski Abesbatza y Vomir

Concierto a cargo del orfeón donostiarra Ereski (música gregoriana) y de Vomir (harsh noise wall).

El orfeón donostiarra Ereski, sigue cantando tras un recorrido histórico de más de 40 años. Ha sido galardonado y alabado a partir del salto internacional realizado en los años 80. Entre los diferentes grupos que reúne, la escuela de canto gregoriano es una de las que más larga tradición tiene.

“Sin cambios. Sin desarrollos. Sin ideas. Sin rencores. Aquí llega la nada.” No se le pueden aceptar excusas al que presenta su música bajo estos preceptos. Llamarlo música se puede convertir en un riesgo. Lo de Vomir, o Romain Perrot, persona que se esconde detrás de este seudomino, es un ruido monolítico, inamovible, claro y eternizado. Definido por algunos como muro de ruido compacto (Harsh Noise Wall).

La música es estimulante por definición. No puede ser de otra forma. La lógica interior de la música, aquella que opone resistencia una y otra vez a la más cruda animalidad así como a la racionalidad más desarrollada, guarda su capacidad para generar sus propias reglas en lo inefable, en su propia monstruosidad.

La música gregoriana, a la que desde la Edad Media otorgamos cierta modelidad para influir en nuestras afecciones, es en realidad, una música que no requiere de oyentes. Una música sin otra audiencia que su propio intérprete. Un sonido que provocando hipoxia a los que la interpretan y haciendo vibrar la arquitectura, es capaz de conducirnos al extásis.

En este sentido, comparte lógica con el ruido. Ambas son músicas que no precisan de oyentes. Pero que nosotros oímos y, aún más, queremos oír. En ocasiones, sin necesidad de escuchar.

Las propuestas que presentamos en este programa, ponen la atención en los sonidos que hacen bailar a nuestros oídos entre el exceso sonoro y la incapacidad de la no-escucha. El objetivo es reflexionar la efectividad de las frecuencias sonoras y las múltiples maneras que tienen nuestros oídos de estremecerse con ellas, desde el placer al dolor. Al fin y al cabo, se trata de ante la imposibilidad de entender los códigos de nuestra vulnerabilidad, ensayar nuevos modos de sumergirnos en ellos.

Documentación

Videos

Concierto de Ereski Abesbatza

Concierto de Ereski Abesbatza

Concierto de Vomir

Concierto de Vomir