Danzas primitivas (The show)

Un espectáculo de danza de Javier Vaquero

Javier Vaquero - Danzas Primitivas

Foto: Pau Roig

Conceptualización e interpretacion: Javier Vaquero Ollero. Acompañamiento artístico: Carme Torrent y otros. Duracion: 50’. Producido por: Mi Otro Trabajo. Con la ayuda de: La Porta Bcn, La Poderosa, Espacio Practico y AREA.

 

En Danzas primitivas (The Show) Javier Vaquero aborda la danza desde una vertiente tan instintiva y poco elaborada como es posible: la danza como mera reacción del cuerpo al ritmo de la música. De ahí su carácter “primitivo”, que apelaría a una condición esencial de la naturaleza humana anterior incluso al lenguaje y el raciocinio.

Más allá de esta pieza, Danzas primitivas ha sido un largo proceso de trabajo donde han surgido diversas obras, textos y experimentos, entre los que cabría destacar las 24 horas bailando que Vaquero realizó sin descanso entre las 13 horas del 10 de diciembre a las 13 horas del 11 de diciembre del 2011 en La Poderosa. Si a alguien le interesa consultar documentos de este experimento así como otros materiales del proceso de investigación, estos se encuentran disponibles en el blog: http://www.tea-tron.com/danzasprimitivas.

En su larga búsqueda por estos orígenes esenciales de la danza, Javier se ha topado irremediablemente con ciertas contradicciones. Si bien es cierto que la danza es un fenómeno que se da en todas las culturas y que es inherente a la naturaleza humana, no por eso deja de diferir en cada una de las culturas donde se manifiesta. Exactamente como el lenguaje: este carácter primitivo es totalmente cultural. Si el proyecto de Vaquero partía de cierta imposibilidad, la tensión entre lo instintivo y lo cultural termina por convertirse en el principal interés de la pieza. Quizás por eso la obra no apuesta por un estilo u otro de danza en particular, sino que el intérprete se deja llevar por cada una de las canciones que se suceden. De esta forma, Danzas primitivas es una suma de solos breves que únicamente tienen en común el intenso placer que el bailarín siente al interpretarlos. Un placer que, debido a la empatía que genera el movimiento, se contagia imparable en los espectadores que lo contemplan.

 

Quim Pujol

Invitados