Eginzaleak - Encuentro código creativo - | Tabakalera - Donostia / San Sebastián

Encuentro código creativo

Eginzaleak 2015

Los participantes del grupo abierto de Código Creativo proponen un último encuentro para terminar el año compartiendo y haciendo en directo aquello que más disfrutan. Empleando el código y la programación crearán sonido y audiovisuales, al tiempo que experimentan con otros usos de la programación en vivo. Así, el encuentro consistirá en con la charla/actuación de Ttotelka y su txalaparta electrónica.

Desde que hace alrededor de cuarenta años se rescatase el instrumento de la Txalaparta de su inminente desaparición, este instrumento se ha ido desarrollando en la búsqueda de sonidos y formas de tocarlo incluyendo materiales nuevos.

Ttotelka pretende continuar con esta evolución incluyendo un material nuevo: El pulso eléctrico. Mediante la utilización de sensores en las maderas, el golpe genera una señal que se envía a un ordenador que a su vez hace disparar un sintetizador. El sintetizador genera el sonido en vivo siendo éste variado según la fuerza de cada golpe, creando atmósferas como producto de la comunicación entre ambos txalapartaris (intérpretes).

La fusión de un instrumento tan primitivo como es el de la Txalaparta con el sonido de un sintetizador abre un mundo de posibilidades sonoras y visuales, creando un puente entre las raíces humanas y la máquina, dando paso a la música electrónica orgánica.

Ttotelka tocará temas mientras cuentan cual es su proceso creativo y las técnicas y tecnologías que usan. La Txalaparta es un juego de patrones entre dos personas, es un "código" exquisito y la propuesta de Ttotelka es preciosa.

Junto con la charla/actuación, el encuentro enmarcado en Eginzaleak servirá para hacer un resumen del año en el Grupo de Código Creativo y analizar la propuesta de Hirikilabs para el año que viene.

Es un resumen del año, pero también es una pequeña fiesta, la fiesta del grupo de código creativo, que sienten el código como algo más que un sistema productivo, además el código que les atraviesa la vida y que se puede ver, tocar, pero también sentir.