Trans¨itoak

Un proyecto de mediación y de urbanismo adaptativo que trata sobre el tránsito de la institución en el espacio público y la arquitectura. Gran parte del programa llevado a cabo a lo largo del año ha pretendido tomar la propia ciudad como escenario, generando interrogantes sobre las propias políticas de ciudad y espacio público.

Partiendo de la coyuntura de carencia de sede propia, decidimos salir a la calle con un proyecto de urbanismo adaptativo. El objetivo de este proyecto se centraba en la activación de espacios en desuso de la ciudad, con la idea de favorecer la integración del proyecto en el tejido local, mediante la participación y la colaboración de los ciudadanos. De esta manera, Tabakalera buscaba abrirse a espacios y aliados que forman parte de un ecosistema que va más allá del propio centro aún en construcción.

La puesta en marcha del proyecto Trans¨itoak, marcaba entre sus objetivos la detección de espacios públicos y locales que Tabakalera pudiera utilizar para desarrollar su propio programa. La primera actividad fue EgiaMapa con la que se pretendió establecer vínculos con el tejido asociativo del barrio y localizar conjuntamente espacios comerciales en desuso. La actividad sirvió para generar un catálogo de espacios, pero no así para acometer el objetivo final que nos planteábamos: buscar los atajos legales para activar espacios comerciales por un período corto para favorecer la visibilización de estos espacios y dotarlos de contenido tanto por parte del propio programa generado por Tabakalera, como por los propios vecinos. Con esta actividad se pretendía llamar la atención sobre unos recursos que se podían activar. El impedimento principal se encuentra en la normativa vigente que pide el mismo tipo de permisos, licencias y obras para una actividad de dos días que para la apertura de un negocio. Abandonamos esta vía y acabamos el año en un posible proyecto con Fomento para la activación de estos espacios.

Por otra parte, se contemplaba la posibilidad de establecer un dispositivo de arquitectura ligera en el espacio público, una “mini-Tabakalera”, que sirviera como elemento referencial de actividades complementarias hasta la apertura del centro en 2015. Acabamos por descartar la idea por varias razones, entre ellas la disposición de otro espacio para tal fin.

La celebración de la semana de la Arquitectura sirvió para reflexionar sobre este tema, así como de nuestra obra, planteando unas jornadas sobre políticas de ciudad, durante las cuales empezamos a difundir el proceso de la obra de manera más abierta mediante visitas, la presentación de una plataforma de visibilización de los cambios y la explicación de los hitos en un panel en la obra.

Se ha trabajado ampliamente para poder cumplir estos objetivos, y finalmente, se ha cerrado el año con un nuevo hito: la puesta en marcha de un espacio estable destinado a acoger el programa propio. En 2014 gran parte del programa desarrollado por Tabakalera tendrá lugar en el espacio que se ha denominado Sukaldea (nombre ligado al propio espacio, que es literalmente una cocina, y al uso metafórico que se la va a dar: “cocinar” el proyecto cultural).

Actividades

  • Año: 2013