Focos (FC) - Wagon Master (Caravana de paz) - | Tabakalera - Donostia / San Sebastián

Wagon Master (Caravana de paz)

Presentada por Santos Zunzunegui

Wagon Master (Caravana de paz), John Ford

 

18:00 Presentación: Santos Zunzunegui

19:00 Proyección:

Wagon Master (Caravana de paz), John Ford, AEB/EUA, 1950, 86'DCP VO EN, Sub ES

Prólogo: Una familia de bandoleros, los Cleggs, atraca un banco asesinando a sangre fría a uno de sus empleados.

Títulos de crédito: imágenes de una caravana de carretas atravesando un río, rodando a través de (como dice la canción que las acompaña) “ríos y llanuras, arenas y lluvia”.

1849. A la pequeña población de Cristal City llegan dos tratantes de caballos, Travis (Ben Johnson) y Sandy (Harry Carey Jr.) con la finalidad de vender sus recuas. Son abordados por un grupo de mormones que desean comprarles los caballos y contratarles como guías para que conduzcan a su gente hasta el río San Juan, más allá del territorio navajo, hasta “el valle que el señor nos tiene reservado, que ha reservado a su pueblo para que lo sembremos y lo cultivemos y lo hagamos fructífero a sus ojos”. Los jóvenes aceptan la primera oferta pero rechazan la segunda.

A la mañana siguiente la caravana mormona se pone en camino, vigilada muy de cerca por las intolerantes gentes del pueblo. Travis y Sandy observan la partida sentados en una cerca. De repente, en apenas dos versos de la canción que entona Sandy, el destino da un vuelco y los jóvenes deciden incorporarse al viaje hacia el oeste: “Nos vemos en el río. Tenemos trabajo”.

Interludio musical: imágenes sobre las que resuena, mientras la caravana cruza un río, la canción que ya habíamos escuchado en los títulos de crédito: “rodaban, rodaban, rodaban… Iban al Oeste, iban al Oeste, iban al Oeste”.

En una avanzadilla, Travis y Sandy se topan con una sorpresa: los restos de un carromato y tres personas en avanzado estado de embriaguez ya que al quedarse sin agua han tenido que beberse el crecepelo con el que embaucaban a las buenas gentes: el “Doctor” Hall (Alan Mowbray) actor y “vendepeines”, su compañera Fleurette (Ruth Clifford) y la joven, bella y desenvuelta Denver (Joanne Dru). Aunque los mormones, en un primer momento, no quieren mezclarse con gente de esta catadura, Travis les indica que él no está dispuesto a abandonarlos a suerte y que los tendrán que llevar con ellos hasta alcanzar la ruta de California. Con la ayuda del “Reverendo” Elder (Ward Bond) acabarán venciendo la resistencia de los más refractarios recordándoles que, como ellos, estas almas de Dios tampoco pueden volver a Cristal City.

El agua escasea. Cuando alcanzan el río hombres, mujeres y bestias se arrojan al agua. Denver coquetea abiertamente con Travis, mientras Sandy corteja a una joven mormona, Prudence (Kathleen O’Malley).

Interludio musical: por la noche en el campamento se celebra una fiesta al ritmo del Chuckawalla Swing. De improviso, irrumpen en medio de la celebración los Cleggs solicitando comida y que el profesor Hall extraiga al patriarca Shiloh la bala que lleva en el hombro. La única música que se oye desde ese momento es la de las espuelas de los bandidos. Travis y Sandy los han reconocido. Pero los Cleggs ven en la caravana mormona una buena pantalla protectora y quieren seguir con ellos.

Cuando a la mañana siguiente la partida se ponga en marcha, las arenas movedizas obligarán a los peregrinos a buscar un camino alternativo por la montaña. Camino en el que se toparán con una partida navaja. Estos afirman que no les gustan los hombres blancos que son grandes ladrones pero sí los mormones que son “pequeños ladrones” y los invitan a su campamento en donde las dos comunidades de fundirán en una danza ritual. Hasta que uno de los Cleggs intenta violar a una joven navaja. Elder decide aplicar justicia y el bruto es azotado ante la comunidad india.

A la mañana siguiente el “doctor” Hall y sus mujeres emprenden su propio camino. Travis se declara a Denver que le responde con una sola palabra: “Adiós”. Mientras tanto, los Cleggs se han hecho con la caravana y desarman a los hombres aunque un niño consigue ocultar un revolver. El grupo de Hall es también reconducido de vuelta con los mormones. Los bandidos pretenden ir junto con los peregrinos hasta el río San Juan.

Tras despistar, bajo la amenaza de las pistolas de los Cleggs, a la patrulla del sheriff de Cristal City, la caravana afronta su último obstáculo: pasar los carros al otro lado de una montaña tras la cual se encuentra el río San Juan. Para ello habrá que cavar las roderas que permitan el movimiento de los carromatos. Poco a poco van pasando las distintas carretas, cuando solo queda una Shiloh Clegg quiere que la conduzca Elder y no utilice las rodadas. Pero Sandy, armado con el revolver recuperado por el niño, comienza un tiroteo que no hubiera ido bien si no fuera porque Travis, alcanzando una de las armas caídas de la mano de Shiloh Clegg, se revela como un gran tirador: “Creía, hijo, que nunca dispararías a un hombre”, le dirá Elder. “Así es. Solo a serpientes”.

Junto al río San Juan los mormones celebran el final del viaje. En la banda sonora resuena un himno: “Santos venid, sin miedo ni temor / mas con gozo andad aunque esta sea una cruel jornada. / Mejor es procurar alejar los afanes inútiles y la paz será el premio. / Todo está bien, todo está bien”.

El film termina con un medley de imágenes y canciones vistas y oídas a lo largo del mismo a las que se incorporan las de las dos nuevas parejas: Travis y Denver y Sandy y Prudence.

 

Santos Zunzunegui

 

¡Suscríbete!
y recibirás todas las noticias y novedades de Tabakalera en tu email.

Documentación

Videos

Presentación de Santos Zunzunegui. Wagon Master

Presentación de Santos Zunzunegui. Wagon Master